Metodo comunicativo e interactivo

Diversas actividades motivan al alumno a construir sus frases, hablar, explicar sus ideas. Las clases están basadas en el principio de que mientras más hable el alumno mas rápido aprenderá hablar. Desde la primera clase el alumno interactua escuchando, repitiendo y formando frases. El objetivo es aprender pensar en ingles no sobre ingles. No enfocar en repeticiones sino en interpretaciones y respuestas. Si el ejercicio consiste en responder a una serie de preguntas fáciles, el alumno aprenderá a interpretarlas y a responderlas rápidamente, automáticamente.

 Aprenda con sus oídos y no con sus ojos.

Es la regla más importante, quizá la Numero uno, si usted quiere aprender a hablar inglés, (o cualquier idioma) aprenda con sus oídos, no con sus ojos. Si usted escucha lo suficiente, usted aprenderá gran cantidad de vocabulario, gran cantidad de gramática, usted podrá hablar rápido, y entenderá mejor, escuchar es la gran llave mágica de un excelente aprendizaje del idioma.

Además de escuchar mucho inglés, es muy importante qué inglés escuchamos, hay que empezar escuchando inglés fácil, que podamos entender el 95% o más de lo escuchado, sin tener que parar y sin necesidad de diccionario, podemos intentar con programas para niños o con audiolibros infantiles. Así aprenderemos mucho inglés fácil y poco a poco iremos aumentando la complejidad.

Al principio es muy importante además de obtener los audios, obtener los texto, para poder seguir lo escuchado en el texto. Cada vez que tengamos la oportunidad, debemos escuchar inglés, en la mañana cuando nos levantamos, de camino al trabajo o a la escuela, o de vuelta a casa, en la tarde.

 

Haga ejercicios de escuchar y responder, no de escuchar y repetir.

Esta regla le llevará a usted a hablar rápido y a entender inmediatamente, esa es la verdadera fluidez, ser capaz de hablar y entender instantáneamente, sin traducir.

Generalmente en las escuelas de Inglés incitan a los alumnos a escuchar y repetir numerosas frase y palabras de vocabulario, este ejercicio no ayuda a interiorizar lo aprendido, ya que para repetir no hace falta interpretar, incluso se puede repetir lo escuchado aún  sin haber entendido. Por el contrario, si el ejercicio consiste en responder a una serie de preguntas fáciles, el alumno aprenderá a interpretarlas y a responderlas rápidamente, automáticamente.

De eso se tratan los ejercicios de escuchar y contestar. El profesor cuenta una pequeña historia y luego hace una gran cantidad de preguntas fáciles y simples sobre dicha historia. Usted deberá contestar a cada pregunta de manera rápida y corta, generalmente con una sola palabra basta. En algunas ocasiones usted no sabrá la respuesta, pero aún así debe suponerla y decirla. Este ejercicio le ayudará a entender rápida y automáticamente lo que escucha, y así también aprenderá a contestar rápido y de forma automática, tal y como se da en una verdadera conversación.

 

Solamente aprenda frases en inglés, no palabras individuales

Pic 2

Esta regla es muy simple y fácil de aplicar, sin embargo es muy poderosa. Siempre estudie frases, nunca palabras individuales. No quiere  decir que usted va a hacer una larga lista de frases para memorizar, simplemente cuando escuche una conversación real, o cuando esté leyendo, trate de aprender las frases que vaya encontrando.

 

Cada vez que encuentre una nueva palabra, regístrela con la frase completa donde se encuentre y apréndala, estúdiela. El poder de las frases es que éstas encierran mucha más información que una palabra suelta, por lo tanto son más fáciles de memorizar, además, cuando usted aprende frases, estará aprendiendo la estructura de la frase automáticamente, sin necesidad de pensar en gramática.

Cuando éramos niños, aprendimos el idioma por medio de frases, no palabra por palabra.  En resumen, cada vez que usted encuentre una nueva palabra, siempre estúdiela dentro del contexto de la frase completa. Esta es la mejor manera de adquirir vocabulario,haga esto siempre, y su gramática irá mejorando inconscientemente y su vocabulario será asimilado mas profunda y naturalmente, de manera que usted usará dicho vocabulario más rápido y sin esfuerzo, cuando lo necesite. Se consiguen una gran cantidad de beneficios cuando adquirimos la costumbre de estudiar frases en vez de palabras sueltas.

 

Aprenda profundamente.

Aprender profundamente, básicamente significa: Repita lo aprendido muchísimas veces.

Infortunadamente esto es lo que no se hace en las escuelas de idiomas, la mayoría de ellas ejercen una gran presión para ir más rápido, presionan a los estudiantes para aprender cada vez más vocabulario y más gramática, una gran cantidad de palabras nuevas. Ellos tratan de terminar sus libros de texto muy rápido. El problema es que los estudiantes aprenden una gran cantidad de material que muy pronto es olvidada, tal vez recuerdan la idea básica pero no logran utilizar lo aprendido, porque no aprenden lo estudiado profundamente, por repetición, como lo hacen los hablantes nativos.

Por eso, cada lección que estudie, repítala cada día dos o tres veces, durante dos semanas (Luego analizaremos como estudiar cada lección), repita la lección hasta que considere que la tiene completamente asimilada,  si es difícil, siga estudiándola unas semanas más, luego pase a la siguiente lección, no es una carrera.

Es aprender muy profundamente, así nunca olvidará lo aprendido. No escuche la lección una sola vez, esto no es suficiente, cinco veces tampoco es suficiente, se debe escuchar la misma lección, el mismo artículo, por lo menos treinta veces. Este es uno de los mas grandes secretos para aprender un idioma, para dominar el vocabulario y aprender gramática.